Rafael Nadal vuelve a reinar en Nueva York cuatro años después y alza su tercer título del US Open y decimosexto ‘Grand Slam’ tras superar la resistencia de Kevin Anderson. El gigante sudafricano de 2,03 metros, el tenista más alto en plantarse en una final dentro de los cuatro grandes escenarios del deporte de la raqueta, se presentaba en la ronda decisiva con un 83 por ciento de puntos ganados con el primer saque en los seis partidos disputados en las pistas de Flushing Meadows. A la hora de la verdad, Anderson, el primer jugador de su país en luchar por la corona desde que Cliff Drysdale cediera con otro español, Manolo Santana, en la edición de 1965, se arrugó ante la dimensión del escenario y la grandeza del oponente.

Hincó la rodilla por 6-3, 6-3 y 6-4. Rafa terminó la final a lo grande, con un saque-volea que hubiera firmado el mismísimo Boris Becker. No concedió una sola pelota de ‘break’ y decantó a su favor sus 16 aproximaciones a la red.Anderson se sacó los nervios del estreno en una final importante con dos servicios directos en el primer juego que se fueron a los 217 kilómetros por hora. El sudafricano, como era de esperar, rehusaba los intercambios y le pegaba a todo. Nadal, obligado a restar pegado a la valla, sumaba en positivo cada vez que había peloteos.En el tercer asalto, el manacorí dispuso de pelota de ‘break’ pero estrelló una derecha a la red. Crónica de Manacor Noticias.