Mercadona ha iniciado su colaboración con los tres comedores sociales de Ibiza, Sant Antoni y Santa Eulària, gestionados por Cáritas Diocesana de Ibiza, mediante la entrega diaria de productos de primera necesidad, con el objetivo de que los comedores puedan preparar las comidas de las personas y familias usuarias de los centros.
Los comedores sociales, abiertos desde hace más de 20 años y gestionados por Cáritas Diocesana de Ibiza, atienden diariamente a unas 90 personas y reparten 30.000 menús anuales consistentes en un primer y segundo plato, pan, postre, así como menús adaptados a usuarios con necesidades alimentarias específicas de los que se benefician unas 200 personas cada año.
Además, se entregan fiambreras con los mismos menús a familias en situación de vulnerabilidad sin posibilidad de cocinar. La donación se realiza a primera hora de la mañana, de lunes a sábado, gracias a los recursos logísticos y humanos de Mercadona que acercan hasta los comedores los productos, que son completamente aptos para el consumo pero no para la venta.
La responsable de Relaciones Externas de Mercadona en Baleares, Bárbara Ordás, ha asegurado que están muy satisfechos de colaborar con estos comedores sociales y que se sienten “orgullosos de poder aportar alimentos para ayudar a completar la dieta de las personas y familias que acuden a los centros”.