Los árbitros de fútbol base de Baleares detendrán los partidos en el minuto tres para llevar a cabo un minuto de silencio como protesta por la pelea de padres ocurrida en Alaró durante la última jornada, tal como ha acordado la Federación de Fútbol de Baleares. También ha acordado como medida cautelar, clausurar los campos de fútbol del Alaró y el Collerense, además de imponer diferentes sanciones a tres personas implicadas.