La junta gestora de la Unión Deportiva Alaró, reunida la tarde este lunes con carácter de urgencia, ha decidido retirar de la competición al equipo infantil tras la pelea entre padres durante un partido con el UD Collerense y ha anunciado que aplicará medidas contra personal y espectadores implicados.

Así ha informado la junta en un comunicado en el que precisa que aplicará “de forma inmediata” medidas disciplinarias contra el personal federado del club implicado en el incidente, según el acta arbitral y los informes federativos.

Además, también tomarán medidas contra los espectadores locales implicados una vez finalice la investigación policial.
Por otra parte, la UD Collerense ha emitido otro comunicado en el que condena los hechos y anuncia que apartará de la disciplina deportiva del club a dos jugadores cuyos familiares “participaron activamente” en la pelea, una decisión tomada por unanimidad.

Sobre esto, la junta ha lamentado “que la responsabilidad recaiga también en los jugadores” pero recuerda que “este tipo de comportamientos van en total discordancia con la política social, de valores y educación” del club.

La junta directiva del Collerense también está valorando la posibilidad de tomar otras medidas “de carácter excepcional, todas ellas encaminadas a la condena firme de la violencia”.